ASÍ FUI YO

RARA AVIS - Crónica de la evolución de la demencia de un ente que no quiere reconocerse como ser humano, ya que su misantropía y sentimiento de ser ajena a ellos la supera. ¿Quién saldrá victoriosa de esta tortuosa disputa por el control de la vida de la pobre joven? ¿La hipócrita que el mundo se merece o la sincera? ¿La tonta sacrificada o la harta solitaria? ¡Pasen y vean! Son bienvenidos... enjoy the damned show

II
Crónica de mi eterna espera al despertar, de la vida de Lara, una humana en un gran momento de transición, que dice odiar a la humanidad pero se ve fascinada por cada aspecto de ellos: el cuerpo, la mente, el alma... la locura, la sexualidad, la inocencia, los límites...
Huida garantizada.

viernes, 4 de septiembre de 2009

zig-zag, zig-zag, zig-zag _ falso zig-zag, escalera perfecta (false zig-zag, perfect stairway)


Cuéntase la historia de una muchacha muy ociosa y obsesionada con la estupidez y la geometría. Ah, también se expresaba mal. Este especimen, en una de sus charlas nocturnas con su madre, le comentó algo que supuestamente era un hallazgo: que desde la calle en la que vivía a la calle de su colegio existía la misma cantidad de cuadras que desde la primera que la corta (desde su casa) hasta la más próxima de las calles que bordean a su colegio -que, a su vez, corta a la calle de su colegio, siendo perpendicular-. Este planteo, expresado más abstractamente, es de la siguiente forma:

"El segmento C es paralelo al segmento F. El segmento T es también paralelo al segmento P. Entre C y F existe la misma distancia que entre T y P. P es perpendicular a C, por tanto también es perpendicular a F; y T cumple la misma condición con respecto a ambas por ser paralela a P. El segmento que se encuentra al Oeste de T es E, y al Este de P se encuentra R. Entre E y T, existe un punto casi equidistante, el cual es D, que afecta a F; y entre P y R hay un punto casi equidistante que afecta a C, el cual es S."

Y la muchacha, que había dicho esto con un léxico sumamente cotidiano, como narré anteriormente, continuó: "Entonces, al hacer zig-zag, no me sobra ninguna cuadra". El efecto superaba a la causa: su semblante denotaba un asombro que de ningún modo práctico y útil con el que se analizaran sus enunciados podría haber surgido de éstos.

Su madre no comprendía absolutamente nada. Principalmente, la expresión de la muchacha. Replicó:

- Boluda, ¿cómo no va a haber la misma distancia? Obviamente, ¡hagas el camino que hagas para llegar al colegio vas a hacer la misma cantidad de cuadras! A menos que tengas alguna diagonal, no sé...

La muchacha no comprendía la incomprensión de su madre. Intentó explicarle nuevamente, esta vez dando un ejemplo, que ya expreso traducido al abstracto:

-Por ejemplo, si tuviera que ir a un punto K del segmento P, comprendido entre el segmento U (paralelo inmediato Oeste de F), y F, no podría hacer un zig-zag sin que me sobren cuadras... porque entre el segmento P y el segmento T se encuentran los segmentos A (Este inmediato de T), L (Este inmediato de T) y J (este inmediato de L). No existe la misma cantidad de cuadras entre la primera y la última que tengo que cruzar "verticalmente" (T y P, respectivamente) y U y F (sólo debo cruzar F).

La madre ya estaba exasperada. En medio de un ataque de risa, con la cual probablemente expresaba lo patética que sonaba su hija, llamó al padre, quien al escuchar los mismos planteos, dijo graciosamente:

-¡Pero, es lo mismo! Digo, a menos que camines una cuadra para atrás, des una vuelta manzana, o atravieses los edificios haciendo una diagonal...

La piel del rostro de la muchacha ya había adquirido un notable tinte rosado, fruto de los nervios y la impotencia causada por el hecho de que ninguno de los dos la entendía. Se lo repitió varias veces a ambos, hasta que su padre, con una gran dosis de imaginación, le comunicó de una manera mucho más clara lo que ella estaba queriendo decir.

"Claro, vos decís que no caminás más de una cuadra por calle, al hacer zig-zag hasta llegar al colegio, ¿no?"

¡Por fin! La muchacha se sintió reconfortada. No estaba loca -o al menos no tanto-, ahora tenía la certeza de que simplemente se había expresado mal. La madre, tras escuchar al padre, comprendió, y la hija se retiró con una sensación de alivio. Afortunadamente las preocupaciones del día se habían disipado de su mente para dar paso a algo tan estúpido como el planteo que recién acababa de hacer. Le entusiasmaba la idea de que finalmente ellos lo habían comprendido.

La frustración que antes había sentido tenía su origen en la casi cotidiana exposición de teorías suyas acerca de resolución de problemas, o simplemente preguntas, que no solían ser entendidas por la mayoría de sus compañeros y suscitaban permanentes "¿Eh?", "¿Ah?", "No te compliques tanto", y no precisamente por incapacidad mental de éstos si no por la tosca habilidad para expresarlas de la muchacha. Esas interpretaciones rebuscadas le habían acarreado en numerosas ocasiones no sólo errores en ejercicios y evaluaciones, si no en la vida misma. Y eso era lo que más le molestaba... por lo que decidió poner en marcha un experimento y un paralelo proceso de perfeccionamiento gramatical, semántico y sintáctico.

Decidió hacerle este planteo al ser que ella creía que tenía la mente más similar a la suya, para saber qué interpretaba. El muchacho interpretó lo mismo que sus padres, hasta que finalmente comprendió, y le dijo:

"No te expresás mal. El tema es que, tanto tus viejos como yo, le buscamos la vuelta útil, y ... no tiene"

Efectivamente. Ella repuso que no tenía ninguna cuestión práctica. Caminaba de esta manera para que el trayecto no se le hiciera tan pesado, tan monótono. Aun así, el hecho de doblar en cada esquina, llegando así a su colegio sin tener que caminar más de una cuadra por la misma calle, suponía una cierta monotonía: la de repetir un patrón.

Solía hacerlo cuando salía muy tarde de su casa, ya que, al ser más ameno, no le preocupaba tanto el tiempo en el que recorría estas distancias.

Le aquejó la frustración de que la mente más parecida a la suya que había conocido jamás, no la hubiera comprendido ni bien expuso ese planteo retorcido. Quería ver si alguien era capaz de interpretarlo desde el punto "no a la monotonía", por lo cual repitió la experiencia con su compañera de banco y amiga, nada más y nada menos que durante la clase de Matemática, en la cual practicaban ejercicios de trigonometría, y con un amigo. A su mejor amiga se lo explicó con numerosos ejemplos, incluso con el del trayecto a su propia casa -la casa de su amiga era el punto casi equidistante de este "zig-zag" entre la casa de la muchacha y el colegio-, pero lo comprendió finalmente cuando le dijo la sencilla y adecuada frase "Doblo en cada esquina, y no camino más de una cuadra por la misma calle". M, su amiga, estalló en risas por lo absurdo del planteo que había recibido, del que había sido una inusual víctima. La muchacha no había tenido demasiadas esperanzas de que su amiga le entendiera su planteo desde ese punto, sin embargo, intuía que la iba a acompañar en el delirio cuando lo comprendiese. Luego intentó explicárselo a su amigo, que tenía escasa paciencia y al cabo de unos minutos perdió los estribos mientras la muchacha dibujaba en el pizarrón, y empezó a hablar de metros cuando no era necesario. Y se sumaron más a la escucha, pero ella no quería compartir esa inútil experiencia con muchos.

Y tan sólo un absurdo planteo desembocó en una sucesión de delirios que aún hoy persiste (como haber vuelto del colegio haciendo "zig-zag" con su amiga por las calles y girar intentando hacer ángulos de 90° en cada esquina, y dictaminar que caminar dos cuadras por la misma calle constituye un sacrilegio) , y dio lugar a este absurdo relato, cuyas intenciones al estar siendo escrito son absurdas y grotescas.-


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sólo tengo algo para decirme, y es: ¡NERD!


Ahhh... dedicada a todos aquellos que aparecen en el relato, aunque sé que varios no lo leerán, y a Borges... y a la profesora de Matemática que aparece indirectamente.


1 comentario:

  1. no entiendo...
    debería sentirme mal por eso? :P

    ResponderEliminar

PALOMAS MENSAJERAS